Sobre mi

Me llamo Carlos, y me dedico a romper y arreglar cosas.

Arreglo más de las que rompo, eso sí. Cuando soluciono algo, lo sistematizo y pongo medios y herramientas para que no se vuelva a romper.

 

“Vamos, que eres un vendemotos”

 

Ojalá.

El mercado automovilístico es de esos que no tienen que estar “en auge” para ser muy rentables. Comprar barato, y vender más caro.
De niño, lo hacía con cómics de segunda mano.

Es muy rentable.
Pero me aburre.

Me divierten los problemas.

Escuchar a la gente. Lo que dicen, lo que no, lo que les gusta, lo que odian, lo que entienden, lo que les duele y lo que les hace sonreír.

 

Escuchando, encuentro cosas que no funcionan bien, y se me ocurren formas de arreglarlas.

Hablando no. Escuchando.

Prototipo mis ideas, las valido y, si funcionan, las construyo. Si no funcionan, vuelvo a escuchar, y prototipar.

 

Bien.

 

Quizá quieras saber que soy desarrollador full-stack, que hago UX y que puedo usar la palabra cloud sin parecer idiota.

Prefiero decirte que pregunto mucho, que tengo un talento nato para colarme en sitios random, una barba increíble, y que me encanta la cerveza (a ser posible, IPA o de trigo).

 

“Menos rollos, Carlos… ¿Que haces?”

Hago herramientas para ayudar a conectar personas. Fomento la generación de comunidades que aporten verdadero valor.

Tambien soy profe de JavaScript, y me junto con gente mas lista que yo para hacer proyectos molones.

Todo lo que aprendo, lo cuento en charlas y conferencias, que la gente disfruta mucho. Y debe ser disfrute genuino, porque no, no les regalo nada. A quien me lo pide, hasta le mando cartas a casa.

 

En mi tiempo libre organizo comunidades. Eso me ayuda a conocer a gente super interesante, y compartir conocimientos. Y a tomar cerveza con gente majísima, a eso también.

 

Además de movidas tecnológicas, escribo casi todos los días (posts, emails, webs, cartas…), tallo madera y hago música y cerveza.

 

“¿Y cómo has llegado hasta aquí?”

Pues haciendo de todo. Y disfrutando de hacerlo, por supuesto.

 

He tendido puentes entre periodistas, agencias de medios, y medios de comunicación, con Videona.

Fui co-founder y CTO de Gamify, dónde aplicábamos mecánicas de gamificación al entorno social.

Tambien he sido desarrollador freelance desde 2009 (cuando nos llamamos webmasters).

 

Estuve un tiempo montando sonido, y tuve una banda de música. No éramos muy buenos, pero nos lo pasábamos bien.
Aún no entiendo cómo liábamos a la gente para tocar en tantos sitios.

También he sido mago, doblador de Batman, he ido de Madrid a Toledo andando y monté un club de moteros sin moto.

Creo que también he viajado en el tiempo, porque mi cara está en una moneda griega. Y no, no cobro royalties de eso.

 

“Y, en el futuro, ¿qué planes tienes?”

Conectar personas. Me da igual que sea con software, en bares, por teléfono o con el estándar RFC2549. Conectar personas.

También echo un poco de menos tocar, así que si alguien se apunta a tocar algún día porque si, pues que me avise (spoiler, ya ha pasado alguna vez).

Quiero hacer robots. Fabricar un par de robots de combate (en serio, molan un montón esos bichos) y una unidad R2 totalmente funcional. Eso me va a costar entre 5 y 7 millones, estimé hace un par de años.

 

“¿Y qué más?”

Cuando estuve en Bogotá me decían mucho esta frase. Tardé en entenderla.
Qué pena.

Si quieres saber más de mi, sígueme en Twitter (que por la calle me raya un poco que me sigan), y me preguntas lo que te dé la gana.

Si te da vergüencita preguntar en público, me mandas un DM, o por aquí te dejo más formas de contactar conmigo (ojalá que sea para hacer música juntos).